25 junio 2009

El Niño de la Luna


Esta solo en su dormitorio,
ocultándose del mundo, mirando el techo.
El dolor le aprieta el corazón,
no puede escapar de la prisión de su mente.

Había de romperse siempre frente ellos,
era un perdedor por creer en juegos de niños.
Pero creía que podía hacerlo realidad,
iría en búsqueda de su sueño.

Quería viajar con su alma hacia el cielo,
ser libre frente a la eternidad.
Nadie le entendía, nadie quería estar con él
mas era hora de salir de su jaula.

Construyó una nave espacial de ilusiones y fantasías,
guardo en su mochila su corazón roto y algunos recuerdos.
No necesitaba comida ni agua donde iba,
sólo valentía e ímpetu para encontrar el camino.

Era un niño cuando partió,
lo miré desde mi ventana.
No le dijo adiós a nadie,
simplemente desapareció.

Espero el día en que venga a buscarme,
me siento tan frustrada como él.
La realidad aprieta el pecho,
mientras él se ríe mirándome sobre la luna.

4 comentarios:

Mandarina dijo...

Me emocionó mucho tu escrito, me da una sensación rara... es como una tristeza por todos los sueños quebrantados, pero al mismo tiempo un dejo de esperanza.

Un besito amiga, te quiero mucho!

cielososcuros dijo...

Que increible sensación poder leer escuchando the sacrifice de michael nyman. Me produce un exquisito vacío.

Cuidatee

Ruben dijo...

Esta solo en su mundo no puede escapar
el corazón le aprieta

frente ellos era un perdedor por creer
de su sueño Pero creía que podía hacerlo realidad

con su alma viajar hacia a la eternidad
nadie quería estar con él
era hora de salir de su jaula

Construyó ilusiones y fantasías
guardo en su mochila su corazón roto y algunos recuerdos.

Era un niño cuando partió
No le dijo adiós
simplemente desapareció

Espero el día en que venga
frustrado?
La realidad aprieta

él mirándome sobre la luna

Nunca se es bueno olvidar ni alejar lo que quizas
tuvo algo de vida del pasado mas bien no perder piezas
del rompecabeza que no deja piezas sueltas

felizz cumple adelantado...
lindo escrito
mientras él se ríe dijo adios

Francisca dijo...

Que lindo Rayen
es eso como de que
en esta vida, no tienes nada que perder
que debemos aprender a arriesgarnos
que nuestros sueños (yo prefiero llamarlos metas) no deben ser truncados
y entender que el que no arriesga, sencillamente no vive

Tkm! linda